Página principal ...............Acerca del blog...................Contactar

divendres, 9 de setembre de 2011

Kamikazes

A finales de la Segunda Guerra Mundial la flota americana destinada en el Océano Pacifico, tuvo que hacer frente a una suicida y desesperada técnica de ataque por parte de un muy mermado ejercito japones, eran los llamados Kamikazes.

En octubre de 1944 se creó la Unidad Especial de Ataque Shimpü,-“ Dios del viento”-. Una unidad dependiente de la Flota Aeronaval Japonesa con el objetivo de adiestrar un grupo de pilotos suicidas, con los que frenar el avance de la flota Estadounidense, la cual, se dirija imparable hacia las costas japonesas.

Estos pilotos, llamados tokkotai y bautizados por los americanos como Kamikazes se les ofrecía un adiestramiento de tan solo 7 días.

Durante el proceso se les entrenaba únicamente en el despegue y en el vuelo de formación. El modelo de caza utilizado era el Zero un aparato Mitsubishi A6M, muy utilizado por el ejercito japones y de características inferiores a los aparatos utilizados por los americanos.

El objetivo de estos pilotos era el impactar suicidamente , con el avión cargado con mas de 250 kgs de explosivos, contra embarcaciones de la flota de Estados Unidos.

Desde la creación de la unidad hasta el final de la guerra se calcula unos 1,500 los pilotos que llegaron a ser Kamikazes, la efectividad varia según los datos de unos y de otros, en hundidos los japones dicen 97, los americanos 16 y en averiados uno indica 89 y 186 el otro, quien sabe...

La prioridad de los pilotos suicidas eran los portaaviones, seguido de los destructores y como ultimo objetivo estaban los buques de guerra y de transporte.

Las zonas de impacto eran principalmente los puentes de mando y en el caso de los portaaviones se debía intentar también las zonas de elevadores para impedir a los aparatos americanos acceder a la pista de despegue y así mermar la defensa de la flota americana.

En el momento previo al despegue era habitual realizar una ceremonia donde se les hacia entrega de una banda con la insignia de la flota naval japonesa y que consistía en la representación de un Sol Naciente y una senninbari, cintas tejidas y anudadas cada una de ellas con mil nudos, de los cuales cada uno de ellos era realizado por una mujer distinta.

Se recitaban poemas creados por ellos mismos, los llamados “ jisei no ku” - cercanos a la muerte- y que provienen de la cultura Samurai. El ritual finalizaba con una taza de sake o bien un te y se les hacia entrega de una pistola o una katana.

La simpatía y admiración con la que contaban por parte de la sociedad japonesa durante la guerra cambio radicalmente durante la ocupación americana donde fueron tildados de fanáticos y degenerados.

Actualmente se inclinan a definirlos más como unos héroes de guerra. Japón, cuenta con varios museos dedicados exclusivamente a relatar la historia de los Kamikazes.
.

.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.